Publicado: febrero 18, 2020

Annie Smith

(Gracias a la trabajadora de atención domiciliaria y líder de miembros de SEIU Mary Hubert-Godwin por sus contribuciones a este artículo).

En honor al Mes de la Historia Negra, nos gustaría destacar a uno de los primeros miembros del SEIU Homecare Local 99. Antes de su fallecimiento el 20 de octubre de 2018, Annie Smith vivió una vida de activismo y fue una líder increíble en nuestro sindicato para muchos. años.

Boicotear, hacer piquetes y defender sus derechos mientras recogía algodón con su abuela en Mississippi fueron algunos de los primeros y más conmovedores recuerdos de la infancia de Annie Smith. Acostumbrada a la desobediencia civil, Annie no estaba segura de que SEIU 503 fuera lo suficientemente militante para ella al principio, pero pronto se dio cuenta de que nos defendemos, hombro con hombro; listo para hacer lo que sea necesario.

Las mejoras en la vida de los consumidores y los proveedores de atención desde que Homecare se unió al 503 han sido un cambio de vida para ambos. Una voz en las negociaciones contractuales y en las directivas legislativas ha sido una fuerza tan positiva y poderosa y nos da esperanza para nuestro futuro. Annie estaba particularmente orgullosa del trabajo liderado por nuestro equipo político y esperaba ser voluntaria en cada ciclo político.

Fellow homecare worker and SEIU member leader Mary Hubert-Godwin had this to say about Annie, “I first met Ms. Annie several years ago thru Ms. Jean, Organizer at that time. Ms. Annie was a HomeCare Provider that never said “NO” to me when asked to step-up the “last minute” when my plate was full with other clients responsibilities as priorities. For example, I was scheduled to give New Orientations for a period of time; she provided that substitutes role. Another example, she stepped-up for me as a substitute Homecare Council District 1 meeting Facilitator. She was consistently good in those roles and a person with trustworthy qualities, plus a good sense of humor. I was blessed in many areas with our relationship as an African-American women because that was a commonality bond. She had short-comings like myself, but we achieved acceptance and respect during her lifetime…she brought blessings to others.”

Annie amaba a la gente y el trabajo que hacía. Su mayor alegría fue ver la sonrisa de sus clientes, un testimonio de su trabajo, su compasión y su capacidad de saber qué era realmente importante.