Publicado: febrero 22, 2019

Tenemos una oportunidad única este año para abordar décadas de financiación insuficiente en las escuelas, la atención médica y los servicios públicos de Oregón, al tiempo que creamos el entorno presupuestario que necesitamos para negociar contratos sólidos. Por fin es el momento

What follows is Executive Director Melissa Unger’s testimony to the Oregon Legislature on Thursday, February 21.

 

Testimonio ante el Comité Mixto de Subcomité de Ingresos Estudiantiles sobre Ingresos
Melissa Unger Directora Ejecutiva, SEIU Local 503

Copresidentes Hass y Nathanson, miembros del comité, gracias por dejarme testificar esta noche. Para que conste, me llamo Melissa Unger y soy la directora ejecutiva de SEIU Local 503. Como muchos de ustedes saben, nuestro sindicato representa al público de 65,000 y a los trabajadores de la atención a través del estado de Oregón y nos complace ser parte de la Coalición para el Bien Común.

Hemos participado en casi todas las campañas y esfuerzos para financiar adecuadamente los servicios durante los últimos años de 30 y estamos entusiasmados de ser parte de este esfuerzo renovado y parte de esta nueva coalición.

Cuando la Medida 5 fue aprobada hace casi 30 años atrás, los votantes emitieron un mensaje de que el costo de los impuestos a la propiedad estaba causando demasiada presión en los presupuestos familiares. El impacto fue una reducción en los impuestos a la propiedad, pero también un cambio en la financiación de las escuelas al presupuesto estatal que ha tenido consecuencias a largo plazo para todos los servicios en nuestro estado. El impacto de la Medida 5 no fue solo en la educación o en los impuestos a la propiedad; en los años siguientes, Oregon fue el único estado en proponer una disminución real de los fondos para la educación superior y la matrícula se disparó, los adultos mayores vieron recortes en los servicios, nos volvemos muy dependientes de las tarifas de uso para financiar nuestras agencias de recursos naturales y otros presupuestos, y aún así vea los impactos en el bienestar infantil y otros servicios humanos con poco personal y falta de tecnología actualizada.

Si la Medida 5 no hubiera pasado hace casi 30 años, tendríamos más de $ 2 mil millones más en ingresos al año, $ 4.2 mil millones por bienio.

Asi que hoy estamos aquí. Han pasado muchas cosas en los últimos años de 29, muchas coaliciones diferentes, muchas ideas diferentes y muchas medidas de votación diferentes. Tenemos la oportunidad de dar un importante paso adelante este año para financiar la educación, que esperamos que pueda aumentar la financiación para preescolar a través de la educación superior al unirse con empresas, defensores, legisladores y votantes.

Nuestra organización no cree que $ 2 mil millones resuelvan la financiación insuficiente sistemática de los servicios que enfrentamos en Oregón. Como señalé, los impactos de la falta de fondos durante los buenos tiempos económicos y los severos recortes durante las recesiones han dejado impactos duraderos en nuestras agencias, que se pueden ver a través de las auditorías del Secretario de Estado sobre el bienestar de los niños o el envejecimiento y las personas con discapacidad y la alta matrícula y un número creciente de estudiantes de otros estados en algunas de nuestras universidades públicas. Pero para avanzar en esos temas, primero debemos financiar la educación. Es prioridad de Oregonian y de nuestros miembros financiar un sistema educativo en el que todos los niños, negros, pardos y blancos, puedan tener las mismas oportunidades de tener éxito y obtener el apoyo que necesitan. Y $ 2 mil millones, que son dedicados y están vinculados a resultados como el tamaño de clases más bajo, contribuirán en gran medida a realizar inversiones significativas en la financiación de nuestro sistema educativo. No financiará todos los servicios que necesitan ser financiados en nuestro estado, pero creemos que es un paso crítico para estabilizar nuestro presupuesto.

Como se señala en nuestra plataforma de diapositivas, Oregón sigue teniendo una tasa impositiva corporativa muy baja, por lo que creemos que la solución debe estar pensando en las modificaciones de nuestra estructura tributaria comercial.

Como parte de la Coalición para el Bien Común, estamos trabajando para obtener $ 2 mil millones en ingresos que se financian a través de un impuesto a las empresas que se ha probado y utilizado en otros estados; que puede ganar el apoyo de algunas empresas y líderes empresariales que desean intensificar y financiar la educación; puede ganar el apoyo de defensores que han estado luchando para financiar servicios durante décadas; Puede ganar el apoyo de la Legislatura; y puede ganar el apoyo de los oregonianos. Sabemos que no podemos tener éxito sin que todos estos grupos se unan para encontrar una solución.

También pertenecemos a un grupo de defensores liderados por Our Oregon, la Coalición de las Comunidades de Color, el Centro de Política Pública de Oregon y Fair Shot que continúan trabajando para lograr una solución a largo plazo para los servicios de financiación insuficiente. Tenemos muchos de los mismos principios que hacemos como parte de CCG y, además, también queremos asegurarnos de que la solución de ingresos sea progresiva y no imponga impuestos a los residentes de Oregon, ya que pagan más del 70% de los ingresos fiscales actuales de el estado, y que analizamos las soluciones de ingresos y la financiación posterior a través de una lente de equidad para que comprendamos los impactos raciales y de género de la política.

We are engaging with our partners at this table and many others about how the different proposals you are looking at meet these requirements and we believe that many of the different proposals have the ability to meet these standards. I want to end by recognizing the testimony from OBC last week that was specifically about one proposal, but also about tying that revenue to PERS reform. There has been a PERS conversations started in Capitol Construction Committee and as John Russell indicated, our coalition does not believe these two very difficult topics should or need to be tied together. I also want added two editorials into the record; one from 2003 and one from 2013; calling on the Legislature and businesses to step up and dig into revenue reform after the Legislature tackled PERS in both of those sessions. OBC is just running a campaign that has worked for them before, by tying PERS to revenue they have successfully had three different changes to PERS since 1990—creating two different systems and another significant change in 2013–but there has yet to be a substantive discussion about how we fund essential public services. In the 2013 editorial, it notes that it was hard to get to revenue because so much time was spent on PERS. I know that the PERS conversation will continue, but it is time we finally take the next steps on funding education and services. We are looking forward to working with you to figure out exactly what model will work best for Oregonians and Oregon businesses. Oregonians and our members can’t afford the cost of inaction.

Gracias por tomarse el tiempo para nuestro testimonio y espero cualquier pregunta.